La discriminación 

¡Gordo! ¡negro! ¡enano! ¡raro! Son algunas palabras que cada día las personas deben batallar para salir adelante. Te pregunto ¿alguna vez usaste  estas palabras sin fijarte cuánto podían ofender a alguien?

Me llamo Camila y a lo largo de nuestra vida hemos presenciado situaciones de discriminación, quizás en algunas hemos estado involucradas sin darnos cuenta. La verdad es que existen personas  que detrás de toda esa perseverancia, se sienten devastadas, por el simple hecho de no ser lo que otros quieren .

La vida nos enseña a cada día a juzgar, a  odiar lo diferente y alejar lo que nos da miedo, a veces solo falta buscar lo desconocido para encontrar la calma. Hoy la discriminación en sus diferentes ámbitos sigue impidiendo el desarrollo de millones de personas. Dicen… «La discapacidad no está en las personas», está en la mente de muchas que se dicen sanas, no es la altura, ni el peso, ni los músculos, ni siquiera la belleza que te hacen una gran persona, es el corazón y la gran humildad, la discriminación nos hace creer que estamos mal, que no encajamos y que no merecemos estar aquí, cuando el que está erróneo es el discriminador.

En el Perú existe la discriminación, pero son muy pocos los que denuncian y alzan su voz contra este acto. Vemos en  las calles, en las escuelas, en los lugares de trabajo y en los hogares, como se discrimina. Cada día mujeres y hombres son discriminados y violentados en razón de su género, orientación sexual, nacionalidad, situación socio-económica, apariencia personal y muchos otros factores que lamentablemente como sociedad nos hemos acostumbrado y solo reaccionamos cuando los hechos nos hacen daño directamente, pero frente a la afectación de derechos de una tercera persona, muchas veces, mantenemos un silencio cómplice.

Un día estaba con mis padres viendo una película en Netflix llamada  “Así nos ven”,  que retrata la desigualdad racial en cinco jóvenes condenados injustamente, solo, por su color de piel, esta película nos gustó tanto, que la verdad llegó a conmover por el simple hecho de la desigualdad que tuvieron que sufrir, 30 años en prisión, sin cometer ni un solo delito.

“La teoría del todo”, película que retrata la vida Stephen Hawking, nos deja una hermosa enseñanza de superación ante los conflictos y desgracias, porque no deberían existir fronteras para el esfuerzo humano. Mientras haya vida hay esperanza y eso es muy cierto, nada ni nadie debe parar nuestros sueños o metas, nada ni  nadie nos debe hacer sentir inferiores, nosotros debemos ser fuertes, y lo ¡somos!  tu eres resiliente , tú eres fuerte, y se que de cualquier mal comentario o circunstancia  vas a salir adelante. No importa las bromas e insultos, todos somos seres humanos, nacimos en Perú, hablamos el mismo idioma y compartimos el mismo país.

 

Camila Chirinos Tapia.

Dejanos un mensaje